La misma receta para otra nota

Si te gusta esta nota, Compartila!

Esta semana, La Nación publicó una nota en la cual “se supone” estarían avalando los beneficios de la dieta SGSC (Sin Gluten Sin Caseina -léase lácteos-) para chicos en el espectro del autismo.
Esta nota lleva por título “Cómo mi hija se recuperó del autismo cuando cambié su comida” y, peor aún, la edición original en la revista Brando levanta la apuesta y en caracteres rojos, mayúsculas e imprenta declama “COMO CURÉ A MI HIJA (COCINANDO)”. El texto es un recorrido por la vida de algunas familias que han experimentado reversiones casi milagrosas de la condición de autismo de sus hijos en breves periodos de tiempo tras cambiar la alimentación.
Las familias cuyos hijos siguen este tipo de protocolo de comidas libre de gluten y lácteos no tenemos dudas que la dieta es una pieza clave en el tratamiento integral de las personas dentro del espectro del autismo. Ahora bien, de esta premisa a querer hacer creer o generar falsas ilusiones de que con cuatro días, una semana, un mes o un año de dieta recuperás (o aún “curás”) a un chico, es de un desatino y una falta de ética total. Yo lo digo con total conocimiento de causa (y efecto) ya que llevo 12 años de dieta SGSC con mi hijo.
Una pena… porque lo que se explica en el cuerpo de la nota sobre el efecto opiáceo de los péptidos del gluten y la caseína es así. Y que la dieta beneficia no sólo a chicos con intolerancias alimentarias también. Hasta ahí estábamos bien… Pero la promesa de recuperación sin mencionar más que la dieta es una falacia.
Yo conozco chicos “recuperados”. Muchos de los cuales han hecho o siguen haciendo la dieta estricta. Además de innumerables protocolos médicos, bio médicos y terapéuticos, paralelamente, claro…
En esa línea de “recuperación” la nota destaca la batalla ganada por la madre por no tener que renovar el certificado de discapacidad…. Respiro hondo… Somos unos losers totales… Llevamos tres renovaciones ya y contando… Expresiones como “calvario” o “saborear la victoria”, señor Editor, sobran.
En esa ensalada de desaciertos, no faltan renglones para el chivo de la madre que cocina para las “familias que no pueden cocinar tanto” y los padres que hacen cosmética artesanal químicos free “para las otras familias”.  Todos productos muy costosos y fuera de alcance para la mayoría de las familias.
Conclusión: muuuuchos de los chicos con condición del espectro autista se beneficiarían haciendo una dieta estricta sin gluten, sin lácteos, sin químicos, sin azúcar. ¡Muuuuchas de las personas sin condición del espectro del autismo también! Prueben y me cuentan cómo se sienten si siguen un mes la dieta. Pero nadie se recupera sólo con la dieta o porque la mamá cocina más que Maru Botana para todos sus hijos.
#HablemosDeAutismo pero hablemos sin generar falsas expectativas. El autismo no es una enfermedad. El autismo es una condición de ser y estar en el mundo. El autismo no se cura. Se trata.
Gabriela Nahabedian (comunicadora social, mamá de un adolescente con espectro autista).
Tecnología

Día de Internet

Hoy se celebra el Día Mundial de Internet, un nombre que tiene solo 40 años, mientras que el primer correo electrónico se envió hace ya 54 años. Esta red de redes consta de un conjunto de…