Una diseñadora guatemalteca

La diseñadora guatemalteca Isabella Springmühl, de 20 años, ha encontrado en ella el espíritu creativo para exponer y gestar moda inclusiva, que todos tienen acceso a vestir como deseen y portar lo que más les guste de la moda. La gente real es de mil formas: bajos, anchos, gordos, flacos… para todos ellos, Isabella está originando arte. En Intermoda 67, la diseñadora presentó su colección Down to Xjabelle, una línea en la cual destaca el arte y folclor guatemalteco con bordados, texturas y colores propios del país, pero que Isabella los dota de una vanguardia interesante y cosmopolita. Interviene huipiles y los rehace con flecos, con borlas y pompones, trabaja con artesanas y costureras de los hilados de Zacatepec En Guatemala, así como de otras regiones. También desarrolla moda para el público masculino, la mezcla es una fuente creativa para ella, pues también la modifica, dotándola en puntos específicos del colorido de la región que conecta con sus raíces. Isabella toma su inspiración esencialmente de su país, pero también de lo que ve en internet, en redes sociales como Pinterest, en revistas especializadas, en todo aquello que tenga que ver con el arte de la moda. “Mi trabajo y mi carrera es diseño de modas, y aunque soy diseñadora, tengo mis pasatiempos, mis actividades, como clases de canto –soy mesosoprano ligero– tengo clases de tenis –es mi deporte preferido– soy pintora, soy bailarina, hago de todo, tengo una vida muy ocupada”. Isabella diseña por las noches y colorea, al día siguiente se va al taller y escoge las telas y los accesorios para darles las instrucciones a cuatro personas que tiene de fijas trabajando y a un sastre que hace los patrones. Isabel Tejada, madre de Isabella es una de las principales impulsoras en la carrera de su hija. Y aunque la diseñadora a veces no comparte puntos de vista con su mamá, aprecia que esté en todo momento apoyándola. “No hay nada más poderoso que el amor de una madre. Lo primero que yo hice después de mi enojo, mi indignación y mi frustración, porque yo pasé 17 años diciéndole a mi hija que ella era igual que cualquiera y que podía hacer todo igual que cualquiera, fue conseguirle una academia de corte y confección, una maravillosa donde la recibieron sus compañeras de clase, que son mayores que yo incluso, y aman a Isabella, ella está aprendiendo a coser”. La mamá de Isabel fue diseñadora, “mi hija dice que la moda corre por sus venas porque mi mamá fue diseñadora por 32 años, y ella me dijo que le contratara una costurera para que Isabella comenzara a ver que lo que tiene en su mente y en un papel pueden ser una realidad”. El gobierno de Guatemala el año pasado nombró a Isabella embajadora mundial por su proyección internacional en cuanto a los tejidos y los textiles de la región que ella usa para su moda. Desde que nació, su familia y ocho parentelas más crearon una fundación para arropar a niños de escasos recursos. “Lo más importante es querer y aceptar a los hijos tal y como son, no preguntarse, ‘¿por qué yo?’, la vida sabe más y mejor. Isabella ha sido el reto más dulce que la vida me ha dado¨ dice su mama. (rosa distrito)

Leave a Reply

Su dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados *