Libros: lecturas del otro lado del charco

Uruguay es uno de nuestros países limítrofes, claro está, pero es también una zona en donde cualquier argentino encuentra inmediatamente afinidades, gustos similares, palabras en común. Por eso, recomendamos hoy tres libros de escritores uruguayos para celebrar y saludar a nuestros vecinos del otro lado del río.

 

¡Bernabé, Bernabé!, de Tomás de Mattos

 

Aparecida en 1988, esta novela es uno de los textos claves de la literatura uruguaya contemporánea. La historia se centra en el punto de vista de Josefina Péguy O’Dojherty, quien cuenta los hechos históricos reales de la “campaña del desierto oriental”, ocurrida entre 1831-1832, durante la presidencia de Fructuoso Rivera. Con las fuerzas comandadas por la mano derecha del presidente, Bernabé Rivera, el héroe trágico del texto, la total desaparición de un pueblo originario es narrada en un tono que nos remite a William Faulkner (sobre todo, en su novela ¡Absalón, Absalón!) y nos lleva a meditar tanto acerca de los horrores cometidos en esos complejos tiempos como en la fugacidad de cualquier  cosa que podamos o pretendamos recordar.

 

Poesía completa, de Idea Vilariño

 

Muchas veces, a la hora de pensar en la poesía uruguaya, el primer nombre que se  nos aparece es el de Mario Benedetti. Pero, en realidad, y de la misma generación, el lector argentino que sabe gustar de lo poético tendría que sumergirse en los textos de Vilariño. Con un tono más jugado, comprometido y hasta pesimista, los poemas de Vilariño son sin concesiones, y pueden perfectamente dejar plantado al lector que espera encontrar en un poema la reconciliación con el mundo en lugar de lo que realmente aparece: una distancia irremediable con un entorno hostil.

 

El pozo, de Juan Carlos Onetti

 

Onetti es el gran escritor uruguayo, sin dudas. Antecedente de los intelectuales nucleados en la etiqueta del Boom Latinoamericano, en las novelas de Onetti tenemos, también, un fuerte aire pesimista, lo que bien podemos llamar “existencialista”, que gira en torno a un mundo dejado por la bondad. Por eso El pozo es la obra que recomendamos: el lector no siente simpatía por ningún personaje, y lo único que percibe es ese tufo a derrota en el que todos se encuentran. Por eso el título, que remite a ese pozo del cual nadie, nunca podrá salir.

 

 

por Fernando Bogado (@letristefebo)

 

Leave a Reply

Su dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados *