Libros: novelas sobre Malvinas

Las novelas sobre Malvinas son, como dice Sergio Olguín, una especie de obsesión en la literatura argentina. Siempre ha parecido una guerra de ficción, armada por los militares para perpetrarse en el poder y desprovista de armas que funcionen y estrategias que sirvan, en donde muchos soldados padecieron penurias innecesarias en nombre de un nacionalismo vacuo. La literatura es un arma de ficción que puede volver sobre estos hechos para, sobre todo, pensarlos desde un ángulo diferente.

 

Dos veces junio, de Martín Kohan

 

Una de las mejores novelas del autor de Ciencias morales y Fuera de lugar, esta novela casi obligatoria para entender la escritura literaria del presente nos muestra a un personaje que vive dos meses de junio bastante diferentes, pero unidos por el horror. Vamos así de junio de 1978, con el protagonista de colimba durante el Mundial de ese año, siendo testigo de torturas pero alejando su mente en función de las órdenes que le imparten. Luego, en junio de 1982, el mismo personaje, post Guerra de Malvinas, aparece cansado y encerrado en una suerte de laberinto kafkiano, desprovisto de sentido y respirando el aire de disolución luego de la trágica derrota. Una novela impecable de uno de los mejores escritores argentinos.

 

Nosotros caminamos en sueños, de Patricio Pron

 

La locura de la Guerra de Malvinas puede muy bien ser el material para una novela que hable del sin sentido, y eso es lo que sucede con este increíble texto de Patricio Pron. Reescritura de su novela de 2007, Una puta mierda, en el texto tenemos a un conjunto de soldados que no saben muy bien dónde están, qué tienen que hacer o hacia dónde van; y tampoco pueden muy bien entenderse entre ellos, dando siempre la idea de que no hay forma de poder contar ningún tipo de experiencia acerca de ese sin sentido. ¿No será que la mejor forma de contar esta guerra es, precisamente, la sátira que nos permita tener una distancia crítica con ella?

 

1982, de Sergio Olguín

 

Última novela de Olguín, 1982 no es estrictamente un relato sobre la Guerra de Malvinas, sino sobre un amor nacido en el contexto de ese polémica año, con la guerra recién comenzando. Además, ese mismo amor es de por sí polémico: Fátima se enamora de su hijastro, Pedro, todo tamizado por la lógica de la obra Fedra de Racine, en donde tenemos también a una madrastra enamorada de su hijastro, Hipólito. Las referencias literarias sirvan para construir un vínculo entre Pedro y Luna, un personaje de 15 años que, desde el punto de vista del escritor, es un reflejo de sí mismo a esa edad durante el conflicto. Una novela que se las trae y que funciona como una novedad a celebrar en este complejo aniversario de nuestra historia.

 

 

Leave a Reply

Su dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados *