Cultura Violenta

Cuando este domingo durante la entrega de los Globos de Oro Meryl Streep criticó a “los poderosos (que) usan su posición para maltratar a otros”, refiriéndose sin nombrarlo al presidente electo Donald Trump, lo hizo recordando la manera burlona como el magnate habló de un reportero discapacitado durante un evento de campaña en noviembre de 2015. “Rompió mi corazón cuando lo vi y todavía no puedo sacarlo de mi cabeza porque no fue una película, fue la vida real”, dijo recordando el episodio, en el que Trmp imitó a Serge Kovaleski, un reconocido periodista del diario The New York Times que sufre artrogriposis, una enfermedad en sus articulaciones.. “Ese instinto de humillar cuando es modelado por alguien en una plataforma pública, se filtra hacia abajo en la vida de todos porque da permiso a otros a hacer lo mismo”. Meryl crítico fundamentada en la preocupación por el respeto al otro, la base de la convivencia social.
Lo que recordaba Streep Sucedió en Mirtle Beach, Carolina del Sur, en  2015. En un evento  de campaña previo a las primarias republicanas, Trump hizo una imitación del reportero cuya condición congénita limita el movimiento de sus brazos y manos. Trump negó la burla a Kovaleski y dijo a The New York Times que fue “maltintepretado”. Es que Trump había estado citado un artículo de Kovaleski del 2001 para respaldar su versión de que el 11 de septiembre miles de musulmanes celebraron en Nueva Jersey el derribo de las Torres Gemelas de Nueva York. Una denuncia que en su momento no pudo verificar la policía y la administración local.
Y que ademas Kovaleski desestimo. La pieza que Kovaleski escribió aquel año para The Washington Post hablaba de informes no corroborados. Pero el periodista nunca dijo que fueran cientos o miles. Con lo cual lo dejo muy mal parado. Frente a esta situación “Fue escrito por un gran periodista. Ahora el pobre… Deben ver al tipo: ‘¡Uh! No sé lo que dije. No recuerdo; tal vez eso es lo que dije’”, afirmó Trump, imitando con las manos los gestos del periodista.
La anécdota nos incumbe a todos, y si bien es cierto lo que dice Meryl, este lunes, tras cuestionarla y poner en duda su calidad actoral, Trump volvió a negar que se hubiera burlado del reportero en aquel evento en Carolina del Sur, cuando a todas luces lo hace.
Eso, revela que si el flamante presidente de EEUU elegido por millones tiene esta actitud, hay millones de seres humanos creen como el, que la persona con discapacidad por su discapacidad inventa o exagera y lo que es peor, su expresion no neurotipica no permite que lo tomen en serio. Mas alla de las jugadas políticas en campaña, la anécdota es culturalmente bruta y muy peligrosa.
(Fuente; Univision)

Leave a Reply

Su dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados *