La Tecnología Ayuda

Ariel Kosacoff y Gabriela Wajnerman, dos amigos veían a alguna persona durmiendo en la calle, le acercaban algún plato de comida o un abrigo. Sacaron provecho de sus conocimientos tecnológicos crearon la aplicación “Sindiferencia”, que permite geolocalizar a personas sin techo para asegurarse de que todos los días reciban alguna ayuda por parte de los vecinos.

Ambos trabajan en la aplicación en sus tiempos libres y no cuentan con ninguna financiación para hacerlo.Cuando el usuario abre la aplicación, automáticamente se encuentra con un mapa de las calles por las que está caminando en ese momento. Luego, símbolos rojos, azules y verdes aparecen en diferentes puntos de la pantalla para geolocalizar a cada persona que esté viviendo en la calle . Rojo, cuando se trate de una mujer, azul, cuando se trate de un hombre y, verde, cuando el afectado sea un grupo familiar. Al presionar sobre ese símbolo, el usuario podrá marcar tres opciones: “Yo ayudé”, “yo lo ví” o “no está”. Arriba, al lado de cada una de estas opciones figura el número de veces en que alguien ayudó, vió o no vió a esa persona.

También se pueden acercar productos de higiene o hasta alimentos para el animal que viva con esa persona. Ellos identificaron que en la ciudad de Buenos Aires las zonas con mayor cantidad de personas en situación de calle son el Microcentro y Palermo.  Que suele haber más hombres que mujeres viviendo en la calle también es una realidad que observaron. “La aplicación se puede utilizar en todo el país y también en el extranjero. En la aplicación no figuran nombres ni imágenes de las personas afectadas. “Hablamos con fundaciones sobre si era preferible poner el nombre de la persona y nos dijeron que eso genera empatía, pero no lo hicimos para preservar la identidad de las personas y, además, porque no todos los usuarios se toman el tiempo de hablar con ellos. No obstante, en función de los comentarios que recibimos, estamos pensando reformular la experiencia, por ejemplo con que el mapa sea más intuitivo”, concluyeron. (Fuente: La Nación)

 

 

Leave a Reply

Su dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados *