Hot! Julian Casablancas + The Voidz presentaron ‘Tyranny’ en Londres

The Coronet Theatre es uno de los escasos clubs/sala de conciertos de la poca movida rockera de Elephant & Castle, la ‘zona latina’ de la capital inglesa. Un lugar con espíritu de antro, un tanto sucio y desprolijo, adjetivos que también describen al sonido y apariencia de Julian y su banda The Voidz en el concierto del domingo. El show arrancaba con lo que sería el primer y único hit de la noche , ‘Instant Crush’, la colaboración del frontman de The Strokes con Daft Punk. Luego seguiría con un setlist completamente delicado a ‘Tyranny’, el nuevo (y único) disco de la banda, editado dos meses atrás, incluyendo los cortes ‘Where no eagles fly’ y ‘Human sadness’. A esta lista se colarían dos temas de The Strokes ‘Ize of the world’ y ‘I’ll try anything once’, esta última como primer encore, la versión demo de ‘You only live once’ del disco ‘First impressions of Earth’, que tuvo sólo a Julian en voz y Jeff Kite en teclados. ‘Dare I care’ fue el segundo bis y cierre para un show extraño, que por momentos sonó mejor que el disco, pero por otros la distorsión continua de cada componente de la banda los puso al límite en donde todo es una gran bola de sonido, que no termina de convencer.

Lo mejor: Pese a críticas encontradas, Julian Casablancas encontró su sonido fuera de The Strokes, aún conservando la poca claridad y limpieza en él (me refiero al sonido, aunque aplica para ambos), pero más cercano a prog-rock, hip hop y elctro 80’s. El ambiente del lugar acompañó a la onda de la banda. Estar en un antro londinense es como el oasis en el desierto de nueva-musica-hispters-por-doquier (A.K.A caretaje posh) que abunda en la noche del UK. ‘I’ll try anything once’ bajó los decibeles y trajo una melodia conocida y necesaria en medio de tanta distorsión. ‘M.utually A.ssured D.estruction’: el mosh más auténtico que vi en una ciudad en donde, para cierto público, tratar de acercarse al escenario pareciera ser desubicado y razón sufiente para recibir miradas de desapruebo en el camino. Lo más flojo: La tendencia a shows cortos. Siendo la presentación de un disco de 12 temas no sorprende que hayamos tenido menos de 85 minutos de música, pero un setlist de 13 canciones, igualmente, se siente escaso. Poco de antro tienen los precios de Coronet, £4.80 por la lata grande de… Carlsberg.  Cerca de allí, un kilómetro al norte del río, por unas monedas menos, alguien estaría disfrutando una de las mejores lagers tiradas en un típico pub inglés en el corazón de Soho. Julian Casablancas habrá encontrado su sonido, muy ligado a los synths ochentosos, pero es necesario también implementar el ‘Back to the future’ fashion style? Es esta la nueva moda newyorkina invadiendo London? Please say no.

Desde Londres, Luciana Cacciatore. @lucianacctr

 

Leave a Reply

Su dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados *