Cuando Griesa era bueno

El juez neoyorkino Thomas Griesa, el mismo que declaró a la Argentina en desacato, falló a favor de John Lennon en una causa por plagio resuelta en tribunales estadounidenses. Esa decisión hizo que Griesa aparezca como un héroe en la revista Rolling Stone, que retrataron aquel día como el triunfo de Lennon frente al avance de destruir el arte. Era enero de 1975 y el ignoto juez federal de 45 años recibía en su tribunal al músico más famoso del mundo. El ex Beatle vivía en Nueva York y había demandado a Morris Levy, su editor y un típico exponente de la industria discográfica, por editar un álbum -John Lennon sings the great rock’n roll hits- sin su permiso, con un sonido de mala calidad y con una fotografía que atentaba contra la imagen del artista. Lennon declaró que le entregó a Morris Levy una grabación en crudo del disco que estaba editando para que lo evaluara, pero el empresario utilizó la cinta para hacer su propio mezclado y crear su propio album. Morris Levy era fundador de Roulette Records y definido por el sitio All Music como “un famoso estafador que se apropiaba de la regalías de los artistas”. El propio empresario llamó a Bob Gruen, el fotógrafo de Lennon y Yoko Ono, para pedirle fotos que ilustren el álbum. Gruen cuenta en su libro John Lennon. Los años en Nueva York (Planeta) que el músico le tuvo que explicar a Griesa de manera detallada la diferencia entre un crudo y un disco mezclado. También debió contarle en qué consistía el arte en la edición y cómo una obra podía modificarse de acuerdo al orden y la estructura que tuvieran los sonidos. Lennon le entregó a Griesa el disco original y le pidió que lo escuchara para así poder compararlo con la copia de mala calidad que había compilado Levy. El magistrado escuchó los discos en la casa de un asistente y falló a favor de Lennon. En 1976, en el Tribunal de Nueva York estaba prohibido sacar fotografías dentro del recinto. Sin embargo, Gruen sacó una foto durante el juicio a escondidas. Griesa se enteró años más tarde, pero no se molestó por la actitud del fotógrafo. Algunos periodistas que todavía tienen acceso al despacho de Griesa cuentan que el magistrado los recibe con fría distancia y les pide que lo acompañen a una sala donde tiene colgada su foto con Lennon.

Leave a Reply

Su dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados *