Bye Robin Williams

 

La noticia de la inesperada muerte de Robin Williams sorprendió al mundo. El actor de 63 años tenía una agenda laboral bastante activa en el último tiempo. Este año había estrenado en la pantalla chica su nueva serie de televisión, The Crazy Ones, en la cual trabajaba con la ex Buffy, la cazavampiros, Sarah Jessica Guellar. Después de estar varios años alejado de la tele, esta sitcom marcó su regreso a la televisión, aunque su resultado no fue el mejor, las malas críticas y el escaso rating dieron por terminado en los Estados Unidos este show, que se llegó a estrenar en nuestro país por Fox. Además, había presentado los films Boulevard y The Angriest Man in Brooklyn y tenía tres producciones para dar a conocer a su público en los próximos meses: Absolutely Anything (en donde prestó su voz para un personaje), Una noche en el museo 3 y Merry Friggin’ Christmas.

Él tuvo la chance en la televisión haciendo un e.t. en Mork y Mindy, su debut en el cine como un personaje de cómic murmurando Popeye, de Robert Altman. Dos actuaciones que  iniciaron una carrera masiva. Robin Williams se disparo más allá de esos dos papeles extraños y entretenidos en sus propios caminos. Aquí algunos

Leave a Reply

Su dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados *